lunes, 7 de abril de 2014

Road to Masindi & Budongo N.P.

Día 27 de agosto de 2013:

Tras la intensa jornada del día anterior, en esta mañana nos despedimos del lujoso Paraa Lodge. Mientras nos esperábamos unos compañeros a otros, me pude escapar un segundo por los jardines, donde pude sumar una nueva especie de Barbet, así como acercarme bastante a uno de los Abejarucos más bonitos que pudimos ver en el viaje.

Spot-Flanked Barbet -- Barbudo Lacrimoso (Tricholaema melanocephala)

Red-Throated Bee-Eater -- Abejaruco Gorgirrojo

Hasta el momento no lo había mencionado, ya que esperaba a este punto para subir la foto; habíamos visto varios Pin-Tailed Widah (Vidua macroura) antes, un claro ejemplo de selección sexual, donde el macho luce una enorme y poco útil cola, con claros inconvenientes para su supervivencia, pero que por contra es un indicador de "buenos genes" para las hembras de la especie, que son de lo menos llamativo.




Los horarios para salir del hotel son restringidos, ya que depende de la "Plataforma-Ferry" que atraviesa este río Nilo.


El propio ferry nos sirvió para poder ver alguna que otra especie, como esta Golondrina Colilarga que se nos posó en la baranda.


Wire-Tailed Swallow -- Golondrina Colilarga (Hirundo smithii)

Una vez cruzamos el río, vamos en busca de una cuenta que habíamos dejado pendiente en la primera mañana del Safari, que era localizar a la Red-Winged Gray-Warbler, tan localizada en aquella zona del país, cuya distribución mundial está ceñida al cinturón ecuatorial de África. 

Afortunadamente nuestro guía era buenísimo localizando aves, por lo que tardó poco en aparecer, a pesar de ser muy esquiva y poco llamativa.


Red-Winged Gray-Warbler -- Prinia Alicastaña (Drymocichla incana)

También aprovechamos para observar algunas otras aves antes de continuar hacia Masindi.


Grey-Headed Sparrow -- Gorrión Cabecigris (Passer grisseus)

Green-Winged Pytilia -- Estrilda melba (Pytilia melba)

Continuamos la carretera tomando un rodeo en nuestro viaje a Masindi, que debía ser corto en principio, pero que prolongamos buena parte del día al desviarnos hacia el Oeste, bordeando la frontera con R.D. Congo, que en esta ocasión estaba formada por la barrera geográfica que supone el Lago Alberto (Lake Albert allí).

El paisaje a lo largo de este camino de tierra, en ocasiones asfaltado, era un una sabana antropizada con cultivos de banana y caña entremezclados, con pies de Acacia y vegetación herbácea.

Como ya he comentado anteriormente, la temperatura en el país es bastante moderada, oscilado entre los 20-30ºC durante el día, pero cuando el sol pega en el cuerpo, pega de verdad y desde primeras horas de la mañana se tiene la sensación de que es mediodía (por la inclinación del sol). Esto provoca igualmente una bajada muy rápida en la actividad de las aves, que a las 11AM ya apenas se dejan oír. Aún así pudimos sumar una cuantas especies en este trayecto.


Black-Billed Wood-Dove -- Palomita Saheliana (Turtur abyssinicus)

Woolly-Necked Stork -- Cigüeña Lanuda (Ciconia episcopus)



No cabe duda de que Uganda es un buen país para ver las Snake-Eagles, donde se puede ver hasta 4 especies, incluida nuestra Culebrera Europea, que casualmente fue la única que no vimos. Aunque no nos preocupó nada, creo que todos la tenemos más que bien vista en nuestra tierra, aquí un ejemplo.





Continuamos el recorrido hasta avistar el Lago Alberto como fondo del paisaje. Se trata del segundo Lago en superficie del país, solo tras el famoso Victoria. Tras éste supuestamente se encontraba R.D. del Congo, pero la vista no daba a ver el final.







Aprovechamos las vistas para hacer una parada y comernos el pic-nic que nos habían preparado en el hotel. Cómo no, esto fue aprovechado para observar algunas especies, como el Black-Face Waxbill, así como al Águila-Azor Africana, lo que nos llevó a una pequeña controversia con nuestro guía, que no aceptaba nuestro criterio en esta identificación. No obstante, todos nosotros estábamos de acuerdo y como tal se quedará.



A pesar de las diferencias en tamaño y algunas en proporciones, al verla volar parecía totalmente una Perdicera de las nuestras. Solo comparar con esta que hizo mi amigo David Pérez.



Se puede ver cómo la africana es de alas algo más anchas y cola más larga en proporción, aunque es algo menor en tamaño. Aún no sé si a la Africana se la incluirá en el Género Aquila como a las Europeas. La nomenclatura del HBW es bastante conservadora y de momento no han hecho el cambio en su lista, aunque ya fuese aceptado por la BOU en 2005 tras estudios bioquímicos que así lo recomendaban y posteriormente la AERC-TAC. Pero dejémonos de discusiones taxonómicas que estamos de viaje por Uganda :).

Seguimos el camino por terrenos cada vez más antropizados, observando especies típicas de estos ambientes.





Hasta que llegamos al bosque de Budongo, donde al día siguiente tenemos previsto iniciar nuestra primera incursión en ecosistema boscoso en este país.




El vial atravesaba el bosque y presentaba muy buen estado, la masa forestal da muy buenas vibraciones aunque solo sea para pasear por el. Ver aves es otro cantar, como vimos al día siguiente.

Finalmente llegamos al Hotel Masindi donde nos alojamos, que nada tenía que ver con el Paraa, pero que también tenía cierto encanto en su arquitectura colonial. Por algo presume de ser el hotel más antiguo de Uganda. El acomodamiento estaba bien, sin más. Tampoco creo que se pueda pedir mucho más en la zona en la que se ubicaba, bastante pobre a mi parecer.






28 de agosto de 2013: Budongo Forest N.P. - Royal Mile.

La noche anterior, durante la cena nos tomaron nota del desayuno a todo, que a la mañana ya teníamos preparado. Desayuno a la carta, no buffet como a mi me gusta (soy un bribón, lo reconozco, arraso con todo buffet que se ponga por delante XD).

Nos dirigimos al bosque de Budongo para realizar el recorrido que se denomina la Royal Mile, o milla real, conocida por ser zona de paso de la realeza ugandesa, además de por su variedad de fauna y flora. Antes de llegar paradas puntuales para sumar algunas especies nuevas.





En Budongo nos acompaña un ranger armado, lo que en adelante será la tónica en todos los Parques que visitamos. No obstante, ninguno de los ranger tenía el nivel de nuestro guía.

Nos adentramos en el oscuro bosque (no me gusta llamarlo selva, ya que en este caso no me recordó tanto a una de las que ya conocía), donde se escucha mucha actividad, pero se avista poco, así que nuestros guías tienen que dar todo de si para ir sacando especies poco a poco.




Se oyen continuamente los reclamos de dos Martines Pescadores, pero que no se dejaban ver, uno de ellos el de dorso Chocolate, lo localizaron otro grupo con el que coincidimos, afortunadamente, pero que era increíblemente esquivo, situándose en la zona media-alta (lo que en un bosque con árboles de 40 metros es bastante) y escondiéndose parcialmente entre las hojas.



El otro Martín, el Blue-Chested fue un auténtico martirio durante el viaje, con reclamos en todas partes, pero no apareciendo.

Destaco aquí a una nueva especie de Hornbill, que solo pudimos observar en este bosque, cuya distribución es más restringida en el país. Además la comparamos con el Black and White, que presenta amplia distribución. Ambos son muy similares, diferenciándose apenas en la distribución del blanco en el cuerpo, así como el anillo ocular amarillo. Podemos ver macho (con protuberancia más desarrollada en el pico y a la hembra a su derecha, sin ella.




Aquí fue el comienzo de nuestra odisea con los denominados Greenbuls, un tipo de bulbules de tonos apagados y muy similares entre si. Aunque la principal complicación viene de la densidad de la vegetación, la altura a la que se suelen situar y la ausencia de luz en sus ambientes.


Aquí estamos repasando alguna de las fotos de algún ave lejana.




Ya vimos en el camino a Mabamba que había Martines Pescadores en ambientes completamente alejados del agua. Aquí en Budongo vimos 3 especies que son exclusivas de bosque. Además del Chocolate-Backed, pudimos ver otras dos especies forestales, ambos dos martines: "Pigmeo" y "Enano", muy similares entre si.




Mientras me quedaba ensimismado con un Pygmy, Johnnie nos llamaba la atención sobre un minúsculo pájaro que se movía en la copa de los árboles que nos provocó más de un dolor de cuello, pero que era muy importante por su localización restringida; se trataba de un Batis, que son aves de unos 8-9cm de cola corta y colores blanco y negros. El Ituri Batis además es endémico de una región muy pequeña entre Uganda y R.D. Congo.



También vemos por primera vez aquí a la primera especie de Tinkerbird, que pertenece al Orden de los pícidos y a la familia de los Barbet.



Alcanzamos el final del recorrido, que es llano, es sencillo, no va campo a través... pero se hace muy muy cansado, en especial porque las aves son difíciles de ver, hay que mirar continuamente a gran altura y cargando con el peso de las mochilas... Así que al parar para comer al llegar al final ya íbamos cansados y el regreso fue un poco menos intenso de pajareo y más de seguir el camino.

La estrella de este bosque apareció cuando ya veníamos de regreso, sobrevolando las copas de los árboles, yo personalmente no pude obtener ninguna buena imagen. Pero si que pude verla con sus enormes y anchísimas alas, una de las grandes águilas forestales del planeta, junto a la Monera (Pithecophaga jefferi) y la Harpía (Harpia harpyja), aunque salvando bastante las diferencias: El Águila Coronada Africana (African Crowned Eagle - Stephanoaetus coronatus).



Ya me queda una menos por ver XD.



Los primates también quisieron ser protagonistas en esta jornada.





Tras salir del bosque regresamos al hotel y el merecido descanso.
Hasta la próxima! 

P.D. Si os ha gustado podéis compartir o comentar.

lunes, 3 de marzo de 2014

Birding Uganda IV: Murchinson Falls National Park Safari

Día 26 de agosto de 2013:

Nuevo episodio en nuestro viaje, era un día emocionante, primera safari de mi vida, sabana y grandes mamíferos, aunque ya sabía previamente que Uganda no es Tanzania ni Kenia en este aspecto.

En la habitación del Paraa nos dejaron estos simpáticos colgantes para indicar si queríamos que nos limpiasen la habitación o no.

Como es habitual, copioso desayuno buffet en el hotel y salimos temprano a los coches, que estaban preparados con los techos levantados. 

Vista del Paraa Lodge desde el río






En el fondo, el aspecto de la sabana de Murchinson no es tan distinto a una zona de matorral mixtos que podamos encontrarnos en nuestras zonas esteparias, con herbazales desarrollados en importantes masas de arbustos y árboles de Acacia. 

Paisaje de la sabana

Apenas a las 10AM el sol pegaba con una fuerza que parecería mediodía en nuestra zona. Empezamos a ver algunas aves con cuentagotas, no era la masividad que esperaba y no lo fue a lo largo de todo el recorrido, pero si que sacamos un buen número de aves típicas de este sitio.


Este Paradise Flycatcher es una de las aves más impresionantes del país, en particular el macho, que despliega una enorme cola, que no se observa en la foto.


La pesadilla empezó con los Cisticolas (nuestros buitrones), que son aves de muy pequeño tamaño, que no se observan a corta distancia y que son realmente similares, al menos la primera vez que los ves. Aunque con los días fuimos empezando a captar las diferencias.


A algunos nos sonará este género de tejedor, ya que alguna de sus especies se ha instalado de forma antinatural en el entorno de Doñana.

Y al fin los grandes mamíferos. Espectaculares esas Jirafas altísimas, que iban apareciendo por el horizonte hasta alcanzar toda su envergadura.



Nos cruzamos con varias manadas de Elefantes.




Las primeras horas fueron las más productivas de observación de aves, decreciendo tanto el número de especies, como la abundancia de ellas.






Aquí el símbolo del país junto a la Grulla Coronada, el Uganda Kob, un precioso antílope de mediano tamaño, con... mejor una foto. Este ejemplar, casualmente había perdido un cuerno.


Los Oribis eran unos diminutos antílopes que se camuflaban bien entre las gramíneas. 

Al avanzar las horas y aumentar la temperatura (que era bastante agradable entre 25-30ºC), empezaron a aparecer las aves carroñeras.



Pocas aves más raras vimos en el viaje que estos Hornbills terrestres, que son aves de gran tamaño, casi 1 metro de largo. El macho presenta tonos rojos en la garganta, mientras que la hembra la tiene completamente azul.


Aquí otra especie de Abejaruco de las muchas que vimos en el viaje, una muy llamativa y exótica, aunque personalmente no es de las que más me gustó.



En este punto empezaron a surgir los primeros malentendidos con nuestro guía, que parecía estar enfadado, pero no decía nada, solo se limitaba a conducir y avanzar; hasta que dieron las 12 y tuvimos que regresar para llegar al almuerzo. Al llegar al Paraa nos dijo que si no le hubieramos hecho parar podríamos haber llegado a una zona donde quizá se vieran Leones y otras especies, pero no podíamos saberlo si nadie nos lo dice...



Joven Águila Volatinera



Una vez llegados, yo aclaré un poco el tema con Jonnhie, pidiéndole un poco más de comunicación en este aspecto para evitar malentendidos.

A la tarde teníamos otro plan, realizar un crucero hasta las Cataratas Murchinson. Este trayecto compensó mucho la pequeña decepción que me llevé en la Sabana (esperaba algo más de vida, así como algunos predadores). El río era pura diversidad y había gran abundancia de aves...


...mamíferos,




y estos pequeños reptiles :P, que tenía tantas ganas de ver. Hace años que tengo ganas de ver Cocodrilos del Nilo.

Existía una gran diversidad de Ardeidas, muchas comunes a las que tenemos en España, como la Garceta Grande, mientras que hubo otras muy exclusivas:

Este Jabirú Africano apenas se vio entre las juncáceas del río y a gran distancia, pero me alegró mucho.



Desde el propio barco podíamos acercarnos a algunas de las especies que se asomaban al río.


Llegamos al final del trayecto aguas arriba, que eran las propias cataratas, de las que guardamos una distancia prudencial, ya que salpicaban bastante agua.


Pero nosotros buscábamos otra cosa, a una Canastera de distribución muy restringida en en mundo e incluso dentro la región Afrotropical, la Rock Pratincole. Quizá la más bonita que he visto, que tiene hábitos roqueros, a diferencia de las demás, que prefieren el barro. Para ello el barco se encalló sobre una roca donde estaban las Canasteras, que se mostraban confiadas y nos regalaron muy buenas observaciones.



Una vez logrado el objetivo dimos marcha atrás y continuamos observando aves, como este brutal Martín Pescador Gigante. Un ave del tamaño de una Corneja o más grande incluso por corpulencia.


A este Buitre Caricalvo lo pillamos in fraganti tratando de cazar abejarucos en una colonia.


Lamentablemente esta es la mejor observación que obtuvimos de esta especie de anátida, que tiene un ornamento en los machos adultos muy espectacular, pero este ejemplar era bastante corriente.

Llegamos a puerto donde teníamos un comité de bienvenida.



Los babuinos aquí son muy confiados y se mezclan con la gente, seguramente en busca de comida fácil.

Pero aquí no acababa la jornada, contratamos por unos pocos euros más una salida nocturna con el acompañamiento de una ranger del parque, que iba encaramada en ventanilla de uno de nuestros vehículos foqueando por la sabana.

La cosa no se dio mal y pudimos ver algunas especies que se nos cruzaron por el camino, de las que destacaría este Búho africano, recién separado en especie de su pariente próximo de ojos amarillos.


Al poco de empezar el trayecto apareció esta Hiena, que nos mostró ningún miedo de nosotros, sino que se quedó en un lado del camino y al poco de marchó.

Curiosamente también vimos este chorlito, que no se vio en ningún otro momento, así como el Spotted Thick-Knee - Alcaraván Moteado, que solo capturaron los del primer coche... problemas de ir dos vehículos, que el de atrás se pierde casi todo.
Llegamos finalmente a aquella zona que no alcanzamos al mediodía, que era algo más húmeda, pero no vimos leones, aunque si este Chacal, así como una Jineta de Manchas Grandes -- Rusty-spotted Genet.


Ya alcanzado este punto, tuvimos que regresar nuevamente al hotel sin ver leones, cuando ya más próximos al retorno vimos dos sombras grandes tiradas en el camino. Parecían dos ejemplares jóvenes por el tamaño. 


¿Quién iba a decir que iba a ser difícil encontrar leones en el corazón de África??

Continuaremos en breve con el trayecto de Murchinson a Massindi.

Espero que os haya gustado esta jornada. Si te perdiste la anterior pinchar aquí:
Road to Murchinson Falls

Saludos!!